Severidad

Inicio / Lecturas / Severidad

Severidad

En Lecturas

Como ocurre con los volcanes, en los últimos meses se acumuló mucha energía en torno a las investigaciones de corrupción o irregularidades. Aquellos que pensaron que se podía “bajar el perfil” a estos casos o que había que “dejar pasar el tiempo” para que se diluyeran, cometían un grave error de apreciación. No asumen todavía que hay una ciudadanía activa mucho más exigente y que existen nuevos actores, con autonomía, que constituyen una fuente de equilibrio de poder.

Alguien recordaba con razón que la condición de que un país no sea corrupto no es que no existan casos de corrupción, sino que cuando existan estos se denuncien y se enjuicien. Y, asimismo, lo bueno, lo sano y lo que nos debe enorgullecer, es que frente a estos casos lo que predomine es la indignación moral del país.

A mi juicio, esta reacción ciudadana, la tenacidad de los fiscales en investigar y que las estrategias de limitar la investigación fracasen, puede dar cuenta de que Chile deje atrás “el peso de la noche”. Ustedes recordarán esa melancólica frase de Diego Portales en que decía que el orden en Chile se sostenía por ese “peso de la noche”, esto es, por el dominio de las sombras, de la política de salón y los arreglos en la élite. En buena hora, eso está quedando en el camino.

El modo de enfrentar estas crisis es encarando las reformas legislativas que estos casos enseñan. Hay harto material para cambios pro-transparencia; y las haremos. Sin embargo, una agenda no reemplaza la necesidad de que haya condenas emblemáticas a la violación a las leyes ya existentes. Los países también avanzan cuando dictan sanciones ejemplares, porque se transforman en un hito hacia el futuro. Por eso, se debe actuar con severidad y facilitar en todo la investigación de las fiscalías. Sin dilaciones.

Publicaciones Recientes

Deje un comentario

Empieza a escribir y pulse Enter para buscar